Modelo de superación para profesores de voleibol

Revista PODIUM, mayo-agosto 2017; 12(2):71-73

La Dirección por valores, componente indispensable en el Sistema de Cultura Física en Cuba

 

The management of moral values, indispensable component in the system of Physical Culture in Cuba

Benito Rodríguez Marrero

Licenciado en Educación, Ciencias Sociales e Historia. Máster en Ciencias de la Administración y Gestión del Deporte y la Cultura Física. Universidad de Pinar del Río “Hermanos Saíz Montes de Oca”. Facultad de Cultura Física “Nancy Uranga Romagoza”. Correo electrónico: benito.marrero@upr.edu.cu


El deporte fascina a la mayoría de la humanidad. Es uno de los fenómenos más populares de la sociedad. Mueve masas. Nos hace vibrar. Determina una buena parte de nuestro tiempo libre e influye en procesos de identificación y socialización en esta época de comunicación globalizada.

Los efectos provocados por el deporte en la personas no son casuales para los cubanos. La cuestión está en que el deporte trasmite y expresa valores, valores que las personas apreciamos y estimamos de una manera positiva. Es por ello que el Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) prestara atención primaria durante años a crear un Sistema de Cultura Física y Deportes bien estructurado. Además de ofrecer un servicio de calidad en todo lo que se refiere a la actividad física y deportiva, que, sobre todo, potencie la formación de valores éticos y morales en los niños, adolescentes y jóvenes y la población en sentido general.

En la segunda mitad de la década de los años 90, el INDER comenzó una etapa de perfeccionamiento en las estructuras del Sistema de Cultura Física y Deporte. El organismo del deporte dejó atrás la gestión primitiva con estructuras piramidales en cascada e inició un proceso de transición hacia formas superiores de planificación y control del trabajo, donde prevalecen estructuras más planas. Se introdujo la dirección por objetivos (DpO), la planificación estratégica,  logrando mayor flexibilidad en la gestión e integración de todos los factores.

Por tal razón, se establecieron procedimientos de planificación operativa mediante un sistema de trabajo por objetivos a corto y mediano plazo, cumplimentados con los Planes, Programas y Proyectos, aspecto consolidado en estos últimos años.

Con el advenimiento de un mundo globalizado e interconectado, la DpO demostró ser insuficiente, pues las organizaciones se vieron como sistemas más dinámicos y complejos en constante interacción con el entorno, lo que exigió una guía que rigiera la actuación de los miembros.

Para el Sistema de Cultura Física y Deporte en Cuba no se trata de descartar la DpO, sino de fortalecerla en su punto más débil, de dotar sentido a los objetivos. En este contexto es que se introduce la Dirección por Valores (DpV) en el INDER como complemento de la Dirección Estratégica por Objetivos. Además de enfrentar situaciones de alta complejidad en la que se requiere creatividad para la solución los problemas.

Como consecuencia de todas estas influencias se origina una etapa caracterizada por cambios organizacionales importantes, en la que se inicia la de elaboración de estrategias a corto, mediano y largo plazo dirigidas a identificar las fortalezas y debilidades de la institución y de las amenazas y oportunidades del entorno. Este fenómeno ocurre mediante un proceso compartido que obedece la visión y misión del organismo, encaminado a la búsqueda de nuevas creencias y valores compartidos, lo cual posibilita  mejores resultados en su gestión.

El deporte es un campo de la formación de valores que contribuye a la identidad nacional y a su difusión en el mundo, es medio fundamental del desarrollo físico y de las esferas intelectual, volitiva y afectiva de la personalidad. A su vez, contribuye a la formación de valores y de la conducta ciudadana. El deporte es altamente valorado por la organización generada en el equipo, la disciplina que exige, la motivación y la comunicación que logra, el esfuerzo y el sacrificio sostenido requerido, el humanismo que lo inspira y las expectativas sociales creadas en torno al mismo.

Para Cuba, esto es posible por el modelo deportivo creado a partir del Triunfo Revolucionario de 1959: humanista, amateur, contrario al espíritu mercantil y a la práctica comercial.

Sin embargo, el deporte también puede ser un medio contrario al ideal de cultura en tanto lesiona el vínculo social, cuando ocurren con las manifestaciones de violencia por parte de jugadores o espectadores; o puede representar el peor ejemplo para los jóvenes, cuando en él se hace evidente la corrupción; o cuando se usa como un medio para la alienación social y la manipulación de las masas.

La formación de valores se ha convertido en un problema universal, en la que Cuba no está exenta y en cuya solución, ya demostrada, interactúan varias fuerzas o agentes socializadores, entre los cuales se encuentran los maestros, profesores, entrenadores deportivos, la familia y los medios de comunicación (Motti, Alina M. 2014).

Al respecto, también se destaca la actuación de los más exitosos entrenadores en todos los tiempos, directivos de equipos deportivos, quienes suelen ser con frecuencia, líderes constructores de valores, ejemplo tanto para atletas como para el público amante del deporte.

Se podrá hablar mucho de sus estilos y métodos, solo por señalar los más sobresalientes:

Eugenio George, uno de los dos mejores entrenadores del siglo XX en el voleibol mundial, un gran técnico, desarrolló un pensamiento estratégico en su labor con el equipo, sus objetivos se integraban en planes estratégicos y políticas de trabajo.

Pedro Chávez, Pineda, Anglada, Jorge Fuentes, los cuatro fueron managers ganadores en la pelota cubana, en los cuatro coinciden la tendencia de confiar en los hombres que dirigían. Los grandes equipos, los ganadores, son deportistas seguros de sí mismos, con la autoestima alta. Y ello solo se logra gracias a la confianza. Así lo demostraron estos virtuosos del beisbol de nuestro país. Fueron peloteros creativos en su labor diaria como directivos, desarrollaron una cultura de compromiso, los cuatro establecieron una gran comunicación con los atletas y los entrenadores.

Se puede mencionar también a Alcides Sagarra, uno de los entrenadores deportivos más exitosos de todos los tiempos y fundador de la escuela cubana de boxeo en la etapa revolucionaria. Creó una filosofía del entusiasmo: «salir a ganar», era siempre la consigna. Atacar sin descanso. Pegar. Luchar. No detenerse.

Ronaldo Veitía, uno de los mejores entrenadores de judo del mundo y líder natural, desarrolló un pensamiento estratégico en el trabajo diario. Impregnó en sus atletas la disciplina, el entusiasmo, el espíritu de equipo. Para Lázaro J. Blanco Encinosa (2015) sobresale por encima de los demás por “los valores éticos que ha sabido inculcar en sus pupilas y en el resto de su colectivo técnico”.

El éxito de la dirección por valores en el Sistema de Cultura Física radica en verla como una filosofía de la dirección por liderazgo, no como un discurso ético. Estos valores deben ser parte de un proceso de diseño que promueva la puesta en práctica y evaluación del proyecto participativo y, de forma general, estén contenidos en el sistema único de valores, tributando al objetivo final del organismo..

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Chacón, Nancy (1989). La formación de valores morales. Retos y perspectivas. Editora política. La Habana.

Cañedo Andalia, R., Guerrero Pupo, J,C. (2008). Dirección por valores: una gestión con la persona como centro. ACIMED v.17 n.2 Ciudad de La Habana.  Recuperado de: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1024-94352008000200002

PCC (2012). Programa director para la educación en el sistema de valores de la Revolución Cubana. La Habana: Editora Política.

Motti, A,M. (2014). El valor de los valores.Periódico Trabajadores.

Blanco Encinosa, Lázaro J. (2015). Métodos y técnicas de dirección de los grandes     entrenadores y equipos deportivos. Economía y Desarrollo, vol. 155, núm. 2, 2015,   pp. 149-161. Universidad de La Habana, La Habana, Cuba. Recuperado de: https://www.google.com/search?sclient=psy-ab&btnG=Buscar&q=Blanco+Encinosa%2C+L%C3%A1zaro+J.+%282015%29.+M%C3%A9todos+y+t%C3%A9cnicas+de+direcci%C3%B3n+de+los+grandes+
entrenadores+y+equipos+deportivos

Yarce, J. (2012). La dirección por valores (DpV). Recuperado de: http://www.degerencia.com/articulo/la-direccion-por-valores-dpv.